Mi historia·Reflexiones

Reencuentro de amigas o ¿enemigas?

descarga

En nuestro camino, la vida está llena de relaciones, de amistades que nos acompañan en nuestro día a día. Aveces esas compañías llegan a ser una simbiosis con el propio cuerpo, con nuestra personalidad, con nosotros mismos.

Hay relaciones que llegan a tu vida sin esperarlo, que tienes que aceptarlas porque crees que “te harán bien”, y aunque desde un principio haya problemas, acabas consiguiendo esa simbiosis, tanto que no sabes vivir sin esa “amiga”, aunque en el fondo siempre haya algo que te molesta de ella.

Son ese tipo de relaciones, que cuando llegan a su fin, sientes un tremendo alivio. Te llegas a olvidar de ella, pensando que nunca más volverá a tu vida, y aunque esos meses de convivencia han tenidos sus cosas buenas, y sabes que gracias a ella has podido avanzar, cuando se aleja… no la echas de menos.

De repente, un día, sin esperarlo, cuando tu piensas que estás “en tu mejor momento” vuelve a llamar a tu puerta, se presenta, y te dice que viene para quedarse. Si, es mi amiga, me ha ayudado y acompañado, pero ¿porqué tienes que volver ahora? ¿Porqué parece que me quieres recordar el pasado? ¿Eres mi amiga o mi enemiga?.

Se que vuelve por mi bien, porqué aunque me cueste reconocerlo hace meses que la necesitaba, y aunque venga para quedarse otra vez en mi vida, volveremos a conseguir nuestra simbiosis, sólo hace falta un poquito de tiempo…

Os presento a mi vieja amiga olvidada, mi querida sonda…

photo_2017-07-27_20-26-08

Casualidades de la vida, hace 3 días se cumplía un año que escribí Estado: Situación Nasal. Justo hace 3 días me confirmaron que volvían a colocarme una sonda nasoyeyunal, que volvíamos a esa “Situación nasal”. La primera vez que me pusieron la sonda, todo era nuevo, extraño, no sabía por dónde empezar. En principio era para un par de meses, pero (como siempre) se convirtieron en más de 6.

Ahora vamos con Situación Nasal Parte 2. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero esta lo va a ser. La sonda ha vuelto a mi vida porque después de casi otros 6 meses sin ella mi estenosis en el píloro sigue dando la lata. 3 dilataciones en 3 semanas y tan cerrado como el primer día. Si quiero seguir evitando ingresos (y más en verano) es la mejor opción. Esta vez el tiempo previsto es hasta finales de noviembre, pero veremos. No tengo prisa, pero tampoco quiero más retrasos, llegan las navidades y ¡quiero comer!

Realmente no me pilló por sorpresa, es más fue una decisión conjunta entre mi digestóloga y yo, aunque cada día que pasaba confirmábamos que era la única posible para poder alimentarme fuera del hospital.

¿Lo llevo bien? Lo llevo más que bien, estoy en mi casa de nuevo y eso siempre ayuda, conozco “las cosas malas” de la sonda y no me pilla de nueva, así que los problemas están solucionados y las posibles complicaciones controladas. Es una vieja amiga, ya nos entendemos, nos conocemos, y nos soportamos. En el fondo le tengo cariño, me permite seguir con mi día a día, y busco el humor en las pequeñas cosas.

Anéctota del primer día: ponerme mi faldita para salir del hospital y verme las piernas llenas de morados de la heparina. Salir a la calle y ver el lado positivo, nadie miraba mis piernas, tengo cosas más interesantes que mirar, menos mal… porque con los morados parece que me acaban de pegar una paliza. ¡Y yo pensando en ponerme pantalones largos para que no se vieran!

Pon una sonda en tu vida, una Crohnika de la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s